Descuento 25% en todos nuestros productos. Código: NAVIDAD25

Revisión dermatológica después del verano: mi piel después de la exposición solar

Aunque cada vez tenemos más claro que debemos proteger nuestra piel de los efectos del sol sobre todo en verano, la media de exposición solar sin protección durante el periodo estival es de 2horas al día; después de unos chapuzones en playa o piscina ya no nos acordamos de volver a ponernos el protector, durante el paseo de la tarde no nos ponemos crema solar,…

Por lo tanto, este verano tu piel se ha visto expuesta a la radiación solar mucho tiempo, así que es imprescindible que la revises con tu dermatólogo de referencia durante el mes siguiente a tu regreso a la rutina.

Piensa que, durante este período de exposición solar de tu piel, si tienes lunares pueden haber aumentado de tamaño o cambiado de color y forma. Quizá te has quemado algún día y te han aparecido lesiones nuevas que igual no puedes percibir fácilmente, pero que ya están en tu piel. O incluso, si tienes alguna lesión precancerosa en zonas que típicamente están expuestas al sol como la cara, el escote o las manos, pueden haber empeorado sin que lo hayas percibido.

En verano, son muchas las horas en las que nuestra piel está expuesta a la radiación solar. Por ello, además de cuidarla y protegerla, no sólo en el periodo estival sino también durante todo el año, hay que revisarla.

Los dermatólogos recomendamos que durante al mes siguiente de tu vuelta a la rutina, te hagas una nueva revisión, sobre todo si te has percatado de alguno de estos síntomas en tu piel:

  1. Nuevas lesiones.
  2. Cambio en la forma o color de un lunar preexistente.
  3. Una herida no ha cicatrizado correctamente.